Cort aprueba un convenio con el Gobierno para que los alumnos combinen prácticas y estudios

La teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, explicó hoy los acuerdos adoptados por la Junta de Gobierno. Entre otros aspectos, este órgano municipal ha aprobado el convenio de colaboración entre la Consejería de Educación y Universidad del Gobierno y del Área de Bienestar y Derechos Sociales, que permitirá implantar en Palma el programa de intervención socioeducativa (PISE) durante el curso escolar 2017 a 2018 y el curso escolar 2018-2019.

La concejala de Bienestar y Derechos Sociales, Mercè Borràs, explicó que, gracias a este convenio dotado con 118.000 euros, 20 alumnos de entre 14 y 16 años se beneficiarán durante los próximos dos cursos escolares de este programa, que supone un paso más en el trabajo que hace el Área para la “prevención de riesgo sociales en niños y jóvenes”. “La prevención en infancia y juventud para nosotros es un reto y la colaboración interinstitucional es un medio”, dijo.

Borràs ha detallado que este convenio permite desarrollar un programa para evitar el abandono escolar y, a la vez, promover el retorno al sistema educativo. “Una de las variables más destacadas que aparece en el estudio de vulnerabilidad es la alta tasa de instrucción insuficiente en Palma -que es del 19,6% -. Esta realidad hace necesario que desde servicios sociales intervengamos en función de nuestras competencias “, ha explicado.

El programa PISE está orientado a alumnos de entre 14 y 16 años como medida preventiva de situaciones de riesgo de exclusión escolar por cualquier circunstancia (desmotivación, fracaso en los estudios, etc.). Así, a partir del próximo mes de septiembre los alumnos que desde la Consejería se determine que están en riesgo de abandono escolar podrán ir unos días a clase en su instituto de educación secundaria y otros en un espacio de formación o aula externa, donde harán actividades prácticas.

Borràs destacó que este programa se recupera, se amplía y se mejora respecto de lo que existía en el año 2015. “Palma debe ser una ciudad de segundas oportunidades y por eso intervenimos en jóvenes”, ha dicho, y ha recordado que antes este programa se desarrollaba mediante una subvención puntual.

 

Texto: Ayuntamiento Palma de Mallorca/Redacción

Foto: Ayuntamiento Palma de Mallorca