La Empresa Funeraria Municipal generó unos beneficios de 1.134.000

La regidora de Sanidad y Consumo del Ayuntamiento de Palma y el gerente de la Empresa Funeraria Municipal (EFMSA), Jordi Vilà, han presentado hoy la cuenta de resultados del EFM en el 2017.

Martín ha destacado que ahora se comienza una línea más humanista en el enfoque de la empresa que quiere dar una mayor cabida a la interculturalidad y a personas de diferentes creencias que viven en la ciudad. “Cambiamos el rumbo de la empresa siempre salvaguardando que es una empresa pública; que ofrece unos resultados como los que presentamos hoy y que tiene unos precios asequibles”, ha dicho Martín. En este sentido, ha avanzado que en los últimos días ya se ha reunido con diferentes asociaciones profesionales vinculadas a esta etapa final de la vida. “Me he reunido con la sociedad española de curas paliativas y con la Asociación de Enfermeria Pediátrica de las Islas Baleares que vela por la defensa del derecho del menor”, ha detallado y ha explicado que quiere “trabajar para integrar la muerte dentro de la cotidianidad de nuestras vidas”.

Vilà, por su parte, ha detallado que en 2017 la empresa generó 1.134.000 euros de beneficio con una facturación de 9.570.000 euros lo que representa un incremento de venta de un 11,3% respeto 2016. El número de servicios funerarios prestados ha estado de 4.272 hacia los 3.468 de 2016 lo que supone un incremento global de un 8%. A la vez los servicios que se han prestado de forma integral también aumentan en un 8,35%. “Esto se debe de al mayor número de defunciones en 2017 y por eso las incineraciones se han incrementado en un 10%” ha explicado Vilà. Además, el número de operaciones de cementerio ha aumentado en un 13%. “El incremento de actividad se traduce en un incremento de ingresos”, ha añadido y ha explicado que también se han incrementado las ventas de las unidades de entierro.

Vilà ha destacado que también se ha gastado más dado que ha habido un mayor volumen de servicios. Los gastos financieros han sido de 44.000 euros por los 78.000 euros de 2016. “Esta cifra ya reflexa la opción de compra del Bon Sosec”, ha explicado Vilà.

Por otro lado, ha explicado que la EFMSA desde 2016 entró en un umbral de endeudamiento razonable y por eso se pudieron retomar las inversiones. “El 2017 ha sido el año de consolidación del saneamiento; ahora mismo la evolución de la deuda está en 6 millones y mantenemos una regularidad de casi 8 millones de facturación y por lo tanto con recursos propios la empresa puede manejar esta deuda”, ha explicado. “Estamos haciendo una gestión financieramente responsable y conseguimos consolidar la viabilidad de la empresa”, ha remarcado.

Cuarto horno de incineración

El gerente ha explicado que el número de incineraciones crece y que se generan puntas de defunciones con incineraciones. “No necesitamos un nuevo horno si miramos el global pero si miramos las puntas sí que lo necesitamos”, ha dicho y ha explicado que la EFMSA cuenta ahora mismo con tres hornos está estudiando instalar un nuevo horno en Bon Sosec a lo largo de este año. Vilà ha añadido que uno de los puntos fuertes de la empresa es que tiene todo el ciclo de los servicios funerarios. “Una de las funciones que tenemos es que regulamos el mercado desde dentro; tenemos una posición de liderazgo y esto evita que se pongan otros precios”, ha explicado, y ha recordado que los precios de los servicios funerarios en las ciudades que no cuentan con una empresa pública se pueden multiplicar por dos.